Juegos de azar en línea en España

El hogar del sol, el mar y la importante siesta, España ha sido un popular destino turístico durante décadas. Su cultura relajada también se extiende a su actitud hacia los juegos de azar, con muchos casinos terrestres y en línea que no han sido controlados ni regulados durante años. Los españoles tienen una inclinación por los juegos de azar, con estimaciones que sugieren que se gastan más de 1.900 millones de euros en el pasatiempo cada año. Sin embargo, las cosas han cambiado desde la crisis financiera de 2008, y el gobierno español ha comenzado a adoptar una actitud mucho más controladora hacia el juego dentro de sus fronteras.

El panorama legal

En 2006, el gobierno español aprobó sus primeras leyes de juego en Internet, que legalizaron las apuestas deportivas tanto en línea como en puntos de venta autorizados. Los casinos físicos en todo el país son supervisados ​​por los 17 gobiernos regionales distintos, y el gobierno central de Madrid se responsabiliza de las regulaciones nacionales. Las primeras tiendas de apuestas legítimas se abrieron a principios de 2008, y las compañías británicas, incluida William Hill, se asociaron con empresas españolas para abrir una gran cantidad de ubicaciones en un espacio de tiempo relativamente corto. Regiones autónomas más pequeñas como Cataluña comenzaron a otorgar licencias de casinos en sus distritos, aunque el póker en línea, las tragamonedas y el blackjack seguían siendo ilegales.

A pesar del lento inicio, el gobierno español comenzó a revolucionar rápidamente las leyes de juego en línea del país, con una comisión de 2010 creada para resolver los puntos más delicados de cómo funcionaría un sector de juego en línea bien regulado. La posterior Ley de juegos de azar española de 2011 formó la columna vertebral de la regulación de todo el país en esta área, incluido el póker en línea y las apuestas deportivas en forma física y digital.

El gobierno ahora usa un esquema de licencia de 10 años para los operadores de casinos en el país, aunque el organismo regulador sí solicita que los proveedores alojen sus servidores en España.

Mercados populares

Las apuestas de fútbol siempre han sido un mercado popular en España, con La Liga atrayendo a millones de espectadores cada semana. El deporte logró aún más cobertura después de la victoria de España tanto en la Copa del Mundo de 2010 en Sudáfrica como en el Campeonato de Europa de 2012 en Polonia y Ucrania. La empresa regulada de apuestas deportivas en línea BWIN ha patrocinado al equipo español Real Madrid desde 2008, y otros clubes de fútbol están tratando de hacer lo mismo al atraer el patrocinio de una variedad de empresas de juegos de azar en línea.

Otras actividades de juego populares incluyen la lotería de Navidad estatal española: actualmente ofrece el premio de lotería más grande del mundo conocido como “El Gordo”, que paga hasta miles de millones de euros en varios premios a miles de ganadores cada año.

Grandes eventos de juego

Si bien el marco de juego legalizado de España es relativamente nuevo, ya ha atraído una serie de eventos importantes que han elevado su posición como una de las capitales de juego de Europa. El European Poker Tour abrirá la Temporada 10 en España, y este será el mayor tour de póker del país cuando comience el 28 de agosto. El país también será el anfitrión de la Cumbre Mundial del Juego en julio de 2013, en la que se reunirán más de 300 delegados de 90 casinos en línea y fuera de línea para discutir el futuro de los juegos.

El futuro del juego en España

En abril de 2013, la Autoridad Española del Juego avanzó con planes para permitir intercambios de apuestas en línea y máquinas tragamonedas en línea, lo que probablemente generará más ingresos para el país una vez que el Ministerio de Finanzas apruebe los cambios a finales de este año. Si bien estos cambios han sido ampliamente recibidos por la comunidad internacional de juegos de azar en línea, el gobierno ya enfrenta una fuerte reacción de sus casinos terrestres: estos operadores han expresado una gran preocupación por el creciente dominio de los casinos digitales, lo que obliga al gobierno a reconsiderar su enfoque y equilibrar los dos lados.

Debido a las estrictas regulaciones, los jugadores españoles están bastante restringidos en su elección de casino en línea, aunque algunos de los mejores operadores todavía dan la bienvenida a los jugadores a su sitio. A medida que pasa el tiempo y aumentan los impuestos derivados de los juegos de azar, es probable que el sistema restrictivo de licencias disminuya, allanando el camino para un mercado más variado en el futuro.